La mesa de diálogo social alcanza un acuerdo sobre la reforma de las pensiones

La mesa de diálogo social alcanza un acuerdo sobre la reforma de las pensiones

 

El acuerdo alcanzado recibe una muy positiva valoración desde el Observatorio de los Sistemas Europeos de Previsión Social Complementaria, del que Aedipe Catalunya es colaborador.

 

El pasado lunes 28 de junio, gobierno, patronal y sindicatos firmaron un acuerdo para la reforma del sistema de pensiones que supone la derogación de la reforma de 2013 (Ley 23/2013, aprobada sin acuerdo previo del Pacto de Toledo), por lo que incluye la revalorización de las pensiones públicas ligada al IPC medio registrado que garantiza plenamente el mantenimiento del poder adquisitivo de las prestaciones de la Seguridad Social. También se deroga el Factor de Sostenibilidad establecido por la citada Ley 23/2013, calculado en relación a la evolución de la esperanza de vida y otros factores, que supondría la minoración de la pensión inicial a partir del 2019.

El mecanismo de revisión, que se establecerá en un acuerdo posterior para garantizar la sostenibilidad del sistema, tiene como antecedentes los que establece el acuerdo de la mesa de diálogo social de 2011 y que dio origen a la Ley 27 / 2011 que en su Disposición adicional quincuagésima novena hacía referencia a un «Factor de sostenibilidad de sistema de la Seguridad Social»: «Con el objetivo de mantener la proporcionalidad entre las contribuciones al sistema y las prestaciones esperadas del mismo y garantizar la su sostenibilidad, a partir de 2027 los parámetros fundamentales de sistema se revisarán por las diferencias entre la evolución de la esperanza de vida a los 67 años de la población en el año en que se efectúe la revisión y la esperanza de vida a los 67 años en 2027. Estas revisiones se efectuarán cada 5 años, utilizando para este fin las previsiones realizadas por los organismos oficiales competentes.

Conviene recordar que la garantía de la suficiencia de las prestaciones, tanto de los actuales pensionistas como para los futuros jubilados, es un precepto establecido en el artículo 50 de la Constitución Española, por lo que la sostenibilidad financiera del sistema debe respetar «la sostenibilidad social».

Del acuerdo también destaca el compromiso que se realice una transferencia de alrededor de un 2% del PIB, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, lo que supone que el Estado se convierta en la mayor garantía del sistema público de pensiones. Una cláusula que se incluirá en la Ley General de Seguridad Social garantizará la medida en que culmina el compromiso de separación de fuentes de financiación que ya contemplaba el primer Pacto de Toledo, del año 1995, y supone la inyección de financiación adicional que necesitará el sistema de pensiones español en el año 2050. Actualmente la aportación del Estado al sistema de pensiones, a través de los PGE, es unos 4 punto por debajo de la media de los países de la UE.

Se incluyen también medidas orientadas a una revisión del modelo de jubilación anticipada. Se reducen de forma generalizada los coeficientes reductores, se da más equidad a las reglas de jubilación anticipada para los voluntarios e involuntarios, que en ningún caso tendrán más penalización y se amplía a la mayoría de despidos, no sólo por ERE. En esta línea, el acuerdo refuerza el sistema de incentivos (y no de penalizaciones) para garantizar la adecuación voluntaria de la edad efectiva y legal de jubilación.

Se avanza en la equiparación de condiciones al igualar los derechos vinculados a los períodos de servicio social femenino obligatorio a que ya disfrutaban los del servicio militar.

Finalmente, se desarrolla una batería de medidas para la que se reconocen nuevos derechos o amplían algunos de los que ya existían, entre los que destaca la equiparación de la pensión de viudedad para las parejas de hecho, la extensión del derecho a cotización para todos los programas de formación (becas) vinculados a estudios universitarios o de formación profesional tengan o no carácter remunerado, o la mejora de los convenios especiales de cuidadores familiares de personas en situación de dependencia.

Desde el Observatorio de los Sistemas Europeos de Previsión Social Complementaria, se valora que el acuerdo supone la constatación de que toda reforma en el sistema de pensiones necesita de dos pies para que avance y sea duradera: uno, el consenso político en el Pacto de Toledo, el otro, el diálogo social que culmina con el acuerdo entre patronal y sindicatos.

 

 

 

Compartir en:

Dejar comentario

*