Entrevista a Pere Ribes, nuevo presidente de la Associació Catalana de Direcció de Recursos Humans -Aedipe Catalunya-

 

Director de RR.HH. del Grupo Catalana Occidente, Pedro Ribes es un hombre que se define como una persona positiva, que procura estar disponible y dar servicio, y que se esfuerza en cumplir los compromisos que asume. Y precisamente compromiso es el que tiene a partir de ahora con la Associació Catalana de Direcció de Recursos Humans como presidente de la nueva Junta Directiva, de la que forma parte desde 2008.

 

Recientemente elegido presidente de Aedipe Catalunya, en sustitución de Ricard Alfaro, que presidió la Asociación los últimos ocho años, ¿Cuáles son las razones que lo han hecho asumir este nuevo cargo?

A grandes rasgos, contribuir al desarrollo de la función de la dirección de personas y de los recursos humanos, con su calificación y reconocimiento.

¿Cuáles son los principales proyectos que quiere impulsar durante su mandato?

Una de las líneas de acción es contribuir a la profesionalización de la función a través de la organización de acciones formativas orientadas a la función de la dirección de personas y del reconocimiento profesional. Por ejemplo, facilitando la posibilidad de la certificación en el conocimiento de la función. Otra línea consiste en dar respuesta con una reflexión compartida a los nuevos retos que aparecen en las organizaciones. Pero, más allá de la visión dentro de la empresa, también queremos mirar hacia fuera y hacia los tiempos que vienen. Esto nos obliga a captar que la dirección de personas se verá condicionada por los importantes cambios sociales y económicos que nos presenta el futuro, que a la vez serán apasionantes.

¿Qué cree que deberán ser las cuestiones sobre las que deberán reflexionar?

En primer lugar, la digitalización y su influencia determinante en la futura organización del trabajo, que conllevará la adaptación a un entorno más robotizado y conectado, que requerirá la adaptación a nuevas competencias y conocimientos, y que modificará el mercado de trabajo en un entorno 4.0. En este punto entran en juego la influencia de las redes sociales y también el teletrabajo como una nueva realidad adaptada a la conciliación laboral que conllevará sin duda consecuencias organizativas, relacionales o legales. Tampoco debemos olvidar la realidad demográfica actual y su repercusión en el mercado laboral de los jóvenes y en la previsión social de los más grandes, y cómo conseguir el equilibrio que facilite la convivencia entre generaciones. Por último, la ética, los valores y la cultura organizativa como referencias empresariales en un entorno de importantes cambios sociales.

Usted ya hacía años que formaba parte de la Junta Directiva. Bajo su punto de vista, ¿como ha evolucionado la Asociación en esta última década?

Uno de los cambios de enfoque más relevantes de la Asociación ha sido ampliar su alcance de forma transversal. Sin dejar de atender de forma especial la función de los RH en todas sus actividades (selección, formación y desarrollo, retribuciones, área legal e interlocución con sindicatos, etc.) se ha dado un impulso muy importante a la dimensión de la dirección de personas, abordando cuestiones de interés como la atracción y el desarrollo de talento, el liderazgo de equipos o la comunicación. Somos conscientes de que cada vez disponemos de más asociados que desarrollan actividades vinculadas a la dirección de equipos y, por este motivo, creamos la figura del socio corporativo. Esto permite que las empresas puedan compartir las ventajas de un asociado entre varias personas que no siempre tienen que ser las mismas, lo que les supone un mejor aprovechamiento de los servicios que ofrecemos.

Doy por hecho que uno de sus objetivos principales sigue siendo incrementar el número de socios, que actualmente llega a 900. Ahora bien, ¿de qué manera llega a los mayores de 65 años y los más jóvenes que apenas empiezan su carrera profesional?

Concretamente, queremos ayudar a los más jóvenes en su inserción laboral y el desarrollo de su carrera, ofreciéndoles orientación y formación con ventajas mediante acuerdos con instituciones formativas como escuelas profesionales y universidades. Y de ellos queremos recibir su ilusión y su iniciativa. Por otra parte, los seniors queremos aprovechar su experiencia y ofrecerles un espacio en el que encuentren respuesta a sus intereses, donde puedan reflexionar sobre los nuevos retos de la dirección de personas y donde también puedan recibir actualización profesional de los mejores expertos en las materias que abordamos. Una de las iniciativas que queremos poner en marcha es que hagan de mentores de los jóvenes que se incorporan a la profesión.

¿Cuáles cree que son las mayores dificultades que tienen que hacer frente los directivos del sector de los RH en Cataluña? ¿Qué papel juega su entidad a la hora de facilitarles las cosas?

Tenemos que afrontar un cambio importante, pero podemos hacerlo con éxito porque disponemos de iniciativa empresarial y estamos posicionados estratégicamente en diferentes sectores económicos. Además, disfrutamos de unas condiciones privilegiadas: un tejido de universidades y escuelas de primer nivel, unas buenas infraestructuras y comunicaciones, un marco legal adecuado, etc. En definitiva, creo que no tenemos más dificultades que las que tuvieron que hacer frente los que nos precedieron. Y ellos consiguieron lo que hoy tenemos con menos medios y en un entorno socioeconómico mucho más adverso. Hoy vivimos en un país desarrollado y preparado, y, personalmente, creo que lo que más puede dificultar nuestro futuro somos nosotros mismos si nos perdemos en discusiones que no contribuyen a resolver los verdaderos retos que se nos presentan. No podemos perder el espíritu pragmático y resolutivo de aquellos que nos precedieron.

Publicado en el número 40 de la revista Aedipe Catalunya.

 

Compartir en:
FacebookTwitterLinkedInGoogle GmailOutlook.comGoogle+MeneamePrintFriendly