Conectores de talento en un mundo en construcción

Conectores de talento en un mundo en construcción

 

“Los robots nos van a quitar el trabajo”, “miles de puestos se quedarán sin cubrir por la falta de gente preparada para las nuevas profesiones”, “gracias al big data, dentro de poco, las máquinas harán buena parte del trabajo de RR. HH.”, etc. Todos son mantras que escuchamos continuamente y que están estrechamente vinculados con la llamada cuarta revolución industrial. Una época repleta de incertidumbre y cambio que nos empuja a reflexionar sobre el futuro de las organizaciones y el nuevo rol que deberán asumir los profesionales de RR. HH.

Signa: Alicia Pomares, psicóloga y socia directora en Humannova

 

Ante la incertidumbre que plantea la cuarta revolución industrial, se nos antoja difícil adivinar qué pueden hacer las organizaciones para tener éxito en un futuro “VICA” (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo). Aun así, sabemos que parte de la solución reside en crear organizaciones inteligentes y que para ello es fundamental mantener a las personas de la organización conectadas, colaborando, compartiendo información y en modo de aprendizaje continuo. Esto nos ayudará a imprimir agilidad estratégica, a generar ideas creativas, a innovar y a adelantarnos a las necesidades de nuestros mercados.

Del mismo modo, la función de RR. HH. también necesita reinventarse más que nunca, ganar en flexibilidad y en capacidad de adaptación y, sobre todo, convertirse en el verdadero agente de cambio y conector de talento en este mundo en construcción. Ya lo decía Dave Ulrich en Recursos Humanos Champions: “El rol clave, por medio del cual los profesionales de RR. HH. pueden agregar valor a la empresa, es el de conducir la transformación y el cambio”.

Y es que la cuarta revolución industrial viene acompañada de una gran oportunidad para regenerar las organizaciones e inyectarles aire fresco en cuanto a la gestión de personas se refiere. Estamos ante un momento único para reinventar el rol de RR. HH. y convertirlo en el motor del cambio de las empresas. Ahora bien, ¿nos estamos preparando para asumir esos nuevos retos? ¿Seremos capaces de reinventarnos?

Retos y cambios en la gestión del talento

• En las organizaciones inteligentes, la información debe circular y ser potenciadora de innovación. Hablamos de empresas abiertas con personas conectadas, donde se utilizan las nuevas herramientas sociales de manera estratégica para empoderar al trabajador, proporcionándole un altavoz para compartir sus ideas, tanto a través de redes sociales como de comunidades internas.

• Hoy en día el aprendizaje es social, ubicuo y continuo. Y con la llegada de las nuevas generaciones cada vez lo será más. Por eso, el profesional de RR. HH. tiene que adaptarse a este nuevo contexto y asumir el papel de coach del aprendizaje social y de arquitecto de Entornos Personales y Organizativos de Aprendizaje (EPOA).

• Gracias a la flexibilidad laboral, el trabajo ya no es un lugar a donde ir, sino objetivos que cumplir. Nuestra labor consiste en crear Organizaciones de Alto Rendimiento con equipos cada vez más virtuales, globales y diversos.

• El papel del líder (el que ejerce influencia, genera opinión y crea pasiones) también ha cambiado. Ahora es redárquico y debe ser un experto en técnicas de monitorización de redes sociales, observador de sociogramas de la empresa y detector de nodos y flujos de influencia.

• Sabemos que las emociones positivas son rentables y transformadoras, y, por eso, debemos introducir juegos y otras técnicas en el puesto de trabajo que potencien la felicidad como camino para obtener resultados más sostenibles.

• Con el auge de las redes sociales y la importancia de contar con una buena estrategia de posicionamiento, es fundamental que se potencien las nuevas competencias vinculadas a la digitalización y que se ayude a los empleados a convertirse en buenos social networkers.

• Surgen nuevas profesiones, formas de trabajar y perfiles profesionales distintos que han de convivir en las organizaciones. Entre tanta diversidad, es clave reforzar las nuevas competencias y la harmonía entre los trabajadores.

• El big data está aquí para quedarse y el profesional de RR. HH. debe aprovechar este momento para aprender a ser un experto analista de la información y un predictor de comportamientos futuros en la empresa.

Resumiendo, el rol principal del profesional de RR. HH. será el de conectar talento y garantizar la inteligencia colectiva para proyectar eficiencia en la era digital.

 

Publicado en el número 42 de la revista Aedipe Catalunya.

 

 

Compartir en:
FacebookTwitterLinkedInGoogle GmailOutlook.comGoogle+MeneamePrintFriendly

Dejar comentario

*

Empresas Asociadas Aedipe Catalunya
Banner Nos hacemos de Aedipe Catalunya
Informació Aedipe Catalunya