Cómo reconectamos afectos, engagement y cultura corporativa en la etapa post-COVID

 

Se dice que necesitamos 21 días para generar un nuevo hábito. Muchas organizaciones llevan meses con sus empleados y empleadas en situación de ERTE, teletrabajo y numerosas otras casuísticas.

Con la gran mayoría de la población vacunada, la nueva ley de trabajo a distancia y la previsión del fin de los ERTEs, el último trimestre del año marca un punto de inflexión y otro momento de la verdad para las áreas de comunicación y personas (People & Comms) de las organizaciones, que tan relevantes han sido durante toda la pandemia.

Se deberán rehacer los afectos, las relaciones, las liturgias y comportamientos que marcan la cultura corporativa, los estilos de liderazgo, los usos de los espacios corporativos… El concepto que tenemos de “oficina” no volverá a ser el mismo. Sin duda, la crisis provocada por la pandemia ha afianzado las nuevas formas de trabajar que se venían anunciando y, a la fuerza, nos invita a reconfigurar las relaciones, los espacios y formas de trabajo en las empresas. Algunas organizaciones ya han empezado a poner en práctica iniciativas dirigidas al nuevo escenario. Otras, todavía están planteándose como afrontar esta nueva situación, inmersas en un ejercicio de reflexión sobre un nuevo modelo de trabajo, liderazgo, cultura que desean impulsar para cuidar la motivación y compromiso de su plantilla.

Nos encontramos, por lo tanto, en un momento clave, que nos da la oportunidad de plantearnos qué queremos cambiar, cómo queremos trabajar y, sobre todo, cómo queremos “ser” en este nuevo contexto. Y es que no todas las reconexiones son iguales. Cada empresa presenta una realidad distinta a afrontar, y los líderes deben estar preparados para tomar decisiones y establecer conversaciones distintas: ¿trabajamos 100% presencialmente?, ¿tenemos un modelo híbrido?, ¿hay trabajadores que nunca han abandonado la presencialidad (por ejemplo, en la línea de producción) y otros que se acaban de incorporar? ¿Cómo se siente una persona en ERTE ante la posibilidad de volver a trabajar tras más de un año – en muchos casos – de ausencia?

Para muchas personas el retorno a la oficina puede ser visto como una pérdida de todo lo bueno que ha traído el teletrabajo: flexibilidad horaria, libertad para trabajar desde cualquier lugar, conciliar con la vida personal, autoorganización, etc. Pero también es cierto que la presencialidad trae muchas ventajas: las relaciones, la creatividad, la cultura común… Independientemente de cuál sea tu modelo de vuelta, lo que sí es cierto es que nos encontramos ante un reto de re-onboarding y reconexión emocional de los empleados entre ellos y con la organización.

Saber aprovechar esta oportunidad para reconectar con las personas, para redescubrir y practicar nuevos hábitos, para reinventar los espacios de trabajo, para aprovechar lo mejor de la presencialidad y aprender a trabajar en un contexto híbrido, es clave para cuidar el engagement interno y reputación externa.

Both. People & Comms.

 

 



Webinar Re-conectando: liderazgo, comunicación y compromiso

Martes, 19 de octubre de 2021
de 12:30 a 14:00 h.
Inscríbete a esta sesión


 

 

Compartir en: