Agile: alto rendimiento para las organizaciones

Agile: alto rendimiento para las organizaciones

 

El pasado jueves 22 de noviembre celebramos en la sede de La Salle Campus Barcelona una interesantísima jornada para hablar de la filosofía Agile y su implementación en las organizaciones.

 

Ante un auditorio completamente lleno, con más de 120 profesionales, Pere Ribes, presidente de Aedipe Catalunya, abrió la sesión destacando la colaboración generada con La Salle para realizar esta jornada, así como la importancia de los patrocinadores que apoyan Aedipe Catalunya en todas sus acciones. Después de introducir a los ponentes de la jornada dio paso al primero de ellos, Xavier Albaladejo, director del Máster en Metodologías Agile de La Salle Campus Barcelona y auténtico experto en la materia.

Xavier comenzó su exposición situando el entorno en el que conviven las empresas dentro del mundo VUCA actual, y destacando la importancia de conocer antes y mejor a nuestros clientes para poder avanzar a los competidores y dar un mejor servicio. Es necesario progresar para que los clientes no sólo perciban el producto o servicio, sino el hecho de obtener una experiencia, que producirá una mayor satisfacción.

Las empresas deben centrar los esfuerzos en aquellos objetivos que aporten más valor, aprovechando todo el proceso de creación y construcción del producto como un aprendizaje continuo, y esto nos lleva a cómo se gestionan los proyectos dentro de las empresas.

Los procesos en las empresas son, muchas veces, muy complejos: personas, estructuras organizativas, uso de tecnología, herramientas, requisitos … son muchos factores que dificultan la adopción de medidas o decisiones que permitan dar una respuesta rápida a las necesidades de la empresa.

Las empresas deben avanzar en la pérdida de la rigidez, y por tanto en simplicidad y flexibilidad. Por ello hay que tener en cuenta factores de éxito y productividad como la capacidad de las personas, trabajar en equipos cohesionados y la simplicidad técnica, teniendo muy en cuenta la experiencia y conocimiento de las personas en proyectos similares, el estilo del middle management , la motivación de los miembros, y aspectos como el tamaño del producto, la estabilidad en los requisitos del proyecto o las herramientas y métodos a utilizar.

Por lo tanto, toma gran relevancia invertir en el desarrollo de las personas, en la interacción entre ellas y en su motivación.

La creación de equipos de trabajo multidisciplinares y autoorganizados facilita la agilidad en estos procesos de toma de decisiones. Dados unos objetivos y límites, el equipo trabaja conjuntamente para encontrar soluciones en el menor tiempo posible.

Estos equipos ayudan a flexibilizar la complejidad de la organización. Deben ser equipos autónomos, sin dependencia de otros equipos o personas, y disponer de todas las capacidades para proporcionar un servicio completo, y así garantizar un servicio rápido y eficaz al cliente.

Xavier remarcó especialmente la importancia de la motivación de las personas. Una estructura Agile requiere empleados motivados. Los empleados son los que generan el valor (producto o servicio), y la calidad del servicio es proporcional a la calidad y satisfacción de los empleados. Crear en la empresa un espacio motivador redundará en clientes satisfechos y, evidentemente, en la obtención de beneficios.

Por todo ello, Agile es trabajar con equipos de alto rendimiento (multidisciplinares, estables, motivados …) autónomos, y trabajar con excelencia técnica, para centrarse y priorizar la satisfacción del cliente final. Para conseguirlo el feedback debe ser continuo para incidir en una mejora continuada.

También nos ha introducido los procesos Scrum, como una estructura y conjunto de buenas prácticas para conseguir trabajar en equipos altamente productivos y obtener el mejor resultado posible en cada proyecto. Scrum propone tres roles:

  – Product Owner: se encarga de priorizar los objetivos y así maximizar el valor del trabajo; representa a todos los interesados ​​en conseguir los resultados esperados, y tiene autoridad para tomar decisiones; y colabora con el equipo a planificar, revisar y dar detalle a los objetivos.
  – Equipo de desarrollo: es un grupo autónomo, multidisciplinar, autoorganizado y con responsabilidad compartida. Para alcanzar un máximo rendimiento debe ser de entre 5-9 personas, estable, dedicado y motivado.
  – Scrum Master: Se encarga de conseguir un equipo de alto rendimiento (fiel a los principios Agile); facilita las reuniones que sean productivas y se creen sinergias; enseña al equipo a autogestionarse; saca los obstáculos y protege y aísla el equipo de las interrupciones.

 

   

Estructura Agile vs Estructura tradicional

La estructura tradicional prioriza los departamentos, con equipos que priorizan su área y dificultan la colaboración entre ellas.
La organización Agile orienta a propósito de negocio, simplificando la organización. Es una organización desesglaonada, con grupos pequeños autónomos y que integran toda la cadena de valor. Con estos grupos queda mejor definido el objetivo, y más clara la responsabilidad y los puntos fuertes y carencias para conseguir los objetivos.
Las empresas Agile huyen de la escala jerarquizada tradicional para convertirse en una red abierta, donde la organización es ayudar a las personas y equipos a conectar, guiados por un propósito.

Finalmente, Xavier ha animado a impulsar la transformación Agile desde las personas (no Recursos Humanos) ya trabajar desde las empresas con otra perspectiva: desde un cambio cultural y de liderazgo, con una perspectiva de los valores, cambiando el estructura y roles de la organización, creando equipos de alto rendimiento, desarrollando las personas y sus motivaciones, identificando y gestionando el talento, trabajando el sentido de pertenencia y el reconocimiento, creando espacios motivadores …

A continuación fue el turno de la Gloria Sánchez, HRBP a Mango, y del César Úbeda, Chief Experience Officer & Partner a Runroom, que expusieron las experiencias profesionales acumuladas, y en particular de sus empresas actuales, en la aplicación de medidas Agile.

La Gloria comenzó destacando los 12 principios Agile, y nos habló de cómo la empresa había hecho cambios en la estructura para generar equipos de trabajo multidisciplinares (Squad Teams) orientados a propósitos determinados y un Equipo de Servicios (Service Team) que abastece de servicios compartidos a todos los Squads. El rol de los cargos intermedios pasa a ser el de un experto técnico, al tiempo que mentor y motivador del equipo. Los equipos creados deben ser estables y estar formados por profesionales de diferentes disciplinas. La experiencia de Mango está siendo muy positiva y por eso animó a los presentes a implementar equipos de trabajo Agile, avisando que la adaptación requiere un tiempo, pero que los resultados llegan.

César nos expuso que desde el momento en que la empresa comenzó a crecer, la aplicación de la filosofía Agile era una necesidad para la misma manera de ver el negocio. El punto de partida fue el Why, respondido con el lema personas felices y motivadas alcanzan la excelencia. Por ello Runroom organiza en equipos multifuncionales capacidades para gestionar de forma ágil, independiente y colaborativa un proyecto en su globalidad, teniendo una alta capacidad de adaptación al cambio y una preocupación constante por la mejora continuada.

La jornada, como es habitual, finalizó con un espacio de networking donde tomar un refrigerio y acabar de comentar con el ponentes, y entre los asistentes, los temas que las ponencias generaron en el impulso de la transformación Agile.

 

Compartir en:
FacebookTwitterLinkedInGoogle GmailOutlook.comGoogle+MeneamePrintFriendly

Dejar comentario

*

Empresas Asociadas Aedipe Catalunya
Banner Nos hacemos de Aedipe Catalunya
Informació Aedipe Catalunya