Sentencia sobre conciliación de la vida familiar y laboral

Sentencia sobre conciliación de la vida familiar y laboral

El juzgado Número 13 de lo Social de Madrid acaba de dictar una sentencia en la que obliga al Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral de Madrid a flexibilizar el horario de entrada al trabajo, en un máximo de una hora, a uno de sus trabajadores para que pueda llevar a su hijo de un año a la guardería.

La juez Patricia Navas Catalá ha hecho prevalecer la protección de la familia por encima de las «dificultades organizativas» del trabajo, apelando al artículo 39.1 de la Constitución española que habla de la «protección integral de los hijos, iguales éstos ante la Ley con independencia de su filiación «, y el artículo 14, que» consagra el principio de igualdad».

«Nos encontramos ante la modalidad procesal de conciliación de la vida personal, familiar y laboral», dice la sentencia. De hecho, la palabra «Conciliación» ya fue incluida en el ordenamiento jurídico español en el año 2007 como un derecho, en el artículo 44 de la Ley de Igualdad.

Así, la sentencia del juzgado Nº. 13 de lo Social, a pesar de no generar jurisprudencia, si señala un camino para otros jueces en litigios de funcionarios para reclamar una flexibilización de los horarios para conciliar la vida laboral con la familiar. En este caso, para mantener el vínculo de un padre con el hijo por las mañanas.

José es el nombre de este padre que es funcionario del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral de Madrid, una organización que depende de la Administración. La hora de entrada era las 8:00 de la mañana, la misma hora en que la guardería pública de la Comunidad de Madrid, a la que había matriculado su bebé de un año, abría y aceptaba la llegada de niños. Por lo tanto, el conflicto para la conciliación era evidente.

El centro donde trabaja el padre le había denegado la petición de entrar a trabajar una hora más tarde. Aseguraban que el trabajador, cocinero de segunda, integrante del grupo de cocina que sirve entre 20 y 30 desayunos diarios «a personas que se encuentran en un estado de salud delicado», no podía llegar una hora más tarde ya que de 8:00 a 9:00 «es una hora clave» de trabajo.

Pero durante el juicio, los compañeros de José declararon, sin ningún tipo de contradicción entre ellos y siendo conocedores directos de los hechos, que la ausencia temporal de uno de los cocineros tendría escasa o nula incidencia en la calidad del servicio a esa hora. Argumentaron que en situaciones en que el equipo no había estado completo «no conocían que se hubiera producido ningún colapso o incidencia».

La juez consideró, pues, «procedente acceder a la flexibilización de máximo una hora». «Esta flexibilización permitirá al trabajador llevar a su hijo al centro escolar sin que se considere que el servicio se vea afectado de manera drástica, como alegaba la parte demandada, siendo mínima la incidencia».

José ganó la demanda de la mano de los abogados de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Si quieres puedes leer la sentencia íntegra del caso.

Consultar documento

Compartir en:
FacebookTwitterLinkedInGoogle GmailOutlook.comGoogle+MeneamePrintFriendly

Dejar comentario

*

Empresas Asociadas Aedipe Catalunya
Banner Nos hacemos de Aedipe Catalunya
Informació Aedipe Catalunya